25
oct 12

Maracucholario: El dialecto maracucho

Subida por en Vos y Yo | 2 Comentarios »

Para muchos vulgar o soez, no contiene ninguna característica para serlo, ya que contiene palabras de uso particular en la región, proveniente en muchos casos de deformaciones lingüísticas.Se ha nutrido con la inmigración de extranjeros en los años de la guerra y de venezolanos de otras regiones que llegaron a raíz del boom petrolero, también con la asimilación de los indígenas a la ciudad y la exitosa comercialización de algunos productos que terminaron dejando su legado en el hablar del nativo.Maracaibo al ser una ciudad portuaria activa desde su descubrimiento y posterior fundación creció siempre individualmente en relación al resto del país, tal vez debido a que llegar a ella solo era posible vía lacustre y la provincia adquirió, como es lógico, condiciones culturales diferentes, entre las cuales el dialecto fue la más importante de todas.

El voseo propio del castellano antiguo permanece, las expresiones espontaneas en las cuales las palabras son usadas en otra tónica o significado diferente al aceptado por la Real Academia, lo hacen único, ya que a la multiplicidad de significados de las palabras españolas se le agregan la utilización de las mismas para reflejar distintas situaciones que no son parecidas.

Igualmente es común la sustitución del sonido de las palabras que comienzan con hie por Y, asi es común escuchar decir Yelo en lugar de Hielo, Yede en lugar de hiede, etc. El de las palabras con diptongo ea por i, como por ejemplo bombiar en lugar de bombear y la eliminación de la d en algunas palabras cuya ultima silaba la posean, herencia de los andaluces, esflecao en lugar de esflecado También el acuñamiento de nombres comerciales para identificar el producto que han hecho popular, dándoselo a otros similares y el uso de los diminutivos que generalmente terminan en “ito”, sin que esto afecte el tamaño de lo expresado.

Otras de las características presentes en nuestro dialecto que ha ido desapareciendo es la anteposición del sufijo “des” a algunas palabras sin cambiarle el significado a las mismas creándose un contrasentido también común en nuestra forma de expresarnos, ya que gramaticalmente este separa o cambia, el sentido de la misma. Por ejemplo: destrasnochar por trasnochar, descambiar por cambiar, etc.

Cuando el lenguaje culto, que ha logrado con los años ir sustituyendo al dialecto local, intentó ser impuesto a través de los centro de estudió se consiguió con la reacción natural del rechazo, ante la sustitución de las palabras heredadas de los abuelos por otras nuevas, sin embargo estas con el tiempo fueron siendo asumidas para determinados momentos y el dialecto natural quedó relegado a ser usado para situaciones cotidianas: de allí nace la satanización de este como vulgar, ya que siguió siendo utilizado por el vulgo y ha trascendido de esta manera.

Al dialecto maracucho lo marcan varias cosas entre las principales son su espontaneidad y expresividad, los múltiples significados de las palabras, que son usadas en contextos diferentes y que en ocasiones son alegóricas a alguna situación ocurrida o al parecido con cierto hecho, los contrasentidos que se dan en muchas expresiones y los numerosos eufemismos de palabras de uso común que en ocasiones se utilizan, según algunos como una forma menos vulgar de decir la original

Con este pequeño aporte a la comprensión del dialecto de la tierra que me vio nacer, no intento crear un diccionario o una guía lingüística, sino rescatar muchas palabras, algunas ya en desuso, que se pronunciaban en mi niñez y que eran comunes en las calles de mi ciudad.

Quiero hacer la aclaración que el termino nada tiene que ver con ubicación geográfica puntual y que estas no son utilizadas solo en la ciudad, ya que hago referencia a la provincia del mismo nombre que en distintas épocas de la historia ha tenido diferentes límites geográficos, los actuales englobado dentro de lo que se llama Estado Zulia.

Las palabras que acá se encuentran y las futuras tienen diferentes génesis lingüísticos y no todas son oriundas de acá , ya que el dialecto maracucho se caracteriza por heterogéneo, activo y variable, conformando un lenguaje con identidad propia que es capaz de inventar, asimilar, deformar o utilizar en diferente contexto expresiones o palabras con significado natural diferente.

La arquitectura lingüística de la región, en otrora limitada por la extensión del lago y por consiguiente diferente en ambas a orillas, con la tecnología y las nuevas formas de comunicación ha ido evolucionando y adaptándose a los nuevos tiempos, logrando sobrevivir a factores que amenazan con transformarla en solo recuerdo de un pasado alegre

El maracucho ha ido cediendo a esos embates que señalan al dialecto como grotesco por utilizar el voseo original del castellano, en el cual se usa el pronombre vos como segunda persona del singular y no se suprime, como en otros lugares donde se conserva esta forma de hablar como Argentina, la i no acentuada que forman los diptongos. Razón por la cual existe una relación a favor de palabras no usadas que han ido desapareciendo a las que van naciendo, lo que nos lleva a una posible homogenización que traería como consecuencia la extirpación de uno de los pilares de cualquier cultura como lo es su forma ancestral de comunicarse y expresarse.

Las ciudades y pueblos costeros son emporios dialecticos, al recibir manifestaciones de diversas culturas que terminan mutando y asimilándose a la local y esa simbiosis lingüística ha permitido que cuando nos acercamos a cumplir 500 años de esa primera mezcla de pueblos con capacidades idiomáticas diferentes, nuestro dialecto haya ido procesándose y llenándose de infinidades de palabras emergidas de todos los rincones del mundo con los que ha tenido contacto e incluso, cual hábil prestidigitador, ha creado sus propias formas de expresión, tomando para eso los elementos cotidianos que el diario vivir le ha impregnado.

Nuestro dialecto es el más activo del país, el que más formas asimila y el que ha mantenido las raíces que lo crearon, sin que esto haya sido obstáculo para extraer, incluso de otros idiomas, la savia que le permite crear connotaciones propias de la creatividad del artista callejero.

El contacto con colonias de inmigrantes que se han radicado acá ha ido nutriéndolo, al igual que las nuevas tecnologías y formas de comunicación que producen que exista un intercambio más activo que el de principios, cuando solo pocas calles formaban la ciudad y la expresión hablada terminaba perdiendo significados al desaparecer el grupo de personas que las usaban.

Encontramos ahora en nuestro dialecto, no solo expresiones del idioma español y sus derivaciones regionales, sino también palabras venidas de jergas urbanas, de idiomas diferentes con significados en ocasiones similares y en otros no, de términos profesionales, científicos, lúdicos, etc.

Viajar a través del mismo es una aventura con muchas estaciones que esperamos seguir transitando para lograr dejar todo ese cumulo de información en muchas manos, como un legado para el futuro.

Maracucholario

Autor: José Rafael Hernández Fereira

Género: Educativo

Paginas: 44

Editorial: Proyecto Expresiones

8 Ediciones
con 100 palabras cada uno
3 presentaciones diferentes
+ información
Últimas Noticias
Twitter
Facebook
Maracaibo Mía (2014), es una creación de Grupo Punto Web

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.