6
nov 12

Virgen de la Chiquinquirá renueva fe mariana a los zulianos

Desde que el pasado 27 de octubre, cuando la Virgen de la Chiquinquirá bajó del pedestal para reencontrarse con su pueblo, su templo es visitado por los devotos durante todo el día para recibir la bendición de la patrona del Zulia.

Oraciones, flores, rosarios y otras ofrendas engalanan a la imagen de la Virgen del Rosario de la Chiquinquirá, quien es vista por los habitantes de esta tierra, y de otros senderos del país, como su madre espiritual a la que le ofrecen cantidad de promesas para que brinde salud, éxitos en los estudios, bienestar a los hijos y a la familia.

Así la Chinita, la Reina Morena, la Virgen Guajira, la Señora de mis Pensamientos, la Chiquinquirá, forma parte de la tradición del pueblo zuliano, que no se pierde la ceremonia en honor de esta figura religiosa desde La Bajada, pasando por la Procesión, que se realiza todos los 18 de noviembre, cuando se celebra su día; hasta la procesión de la Aurora y La Subida, que se realizará el 1 de diciembre, cuando vuelva al altar.

Lucrecia Ortiz, de 65 años, habitante de la parroquia Antonio Borjas Romero, fue a llevarle unas rosas blancas a la Chinita y a rezarle un rosario, para cumplirle la promesa por haberle mejorado su artritis. “Ella me mejoró y le prometí venir cada vez que la bajaran y el 18 de noviembre la camino un poco en su procesión”.

La mirada maternal y llena de lágrimas de Daimar Matheus, de 23 años, dirigida a su pequeña hija recién nacida, no pasó desapercibida entre los devotos.

La joven madre, en medio de un Ave María, le daba gracias a la Virgen por haber salido bien en el parto. “En medio de los dolores le entregué la salud de mi hija, pues tuve un embarazo complicado. Todo salió bien gracias a la virgencita”.

Raimundo González es vendedor de rosarios y estampitas de la Virgen. Él ensarta cuentas grises, violetas y azules y construye los rosarios que en el día vende y en la noche estudia administración de empresas.

“A mí me hizo un milagro la Chinita y todos los días le pido que como su hijo me alumbre el camino… Es que ella es como mi madre”, refirió Raimundo, quien día a día, por espacio de 10 años, ha ofrecido sus rosarios bendecidos a todos los devotos de la Santa Patrona del Zulia, cuya réplica va visitando las zonas pastorales, paseándose por medio del lago y llegando a todos los municipios del estado, donde la homenajean con oraciones, gaitas y fe mariana.

Por Jasmín Olivares

Últimas Noticias
Twitter
Facebook
Maracaibo Mía (2014), es una creación de Grupo Punto Web

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.